marzo 28, 2019

Los 7 hábitos de alimentación saludable

Los 7 hábitos de alimentación saludable

Comer variado, sólo lo que te gusta, en porciones razonables y hasta temprano,
son algunas de las recomendaciones que nunca fallan para lograr una alimentación saludable y de pasada, bajar de peso.
Más allá de la llegada del verano, hace un buen tiempo que la sociedad viene dando un vuelco hacia la vida saludable. Han aumentado los deportistas, los que prefieren trasladarse en bicicleta por la ciudad, los que se inscriben en corridas masivas y también los que han logrado hacer del deporte un panorama con amigos, escalando cerros, haciendo trekking, etc.

También han aumentado los locales de comida orgánica y saludable y la variedad de productos de este tipo en las góndolas de los supermercados.
Nos hemos llenado de recetas sanas en las redes sociales, de jugos detox y de aguas embotelladas con distintos sabores.
Por otro lado la gente también ha empezado a dejar de fumar y al parecer el mundo indica que nos estamos volcando hacia lo más natural.
Y esto es positivo por donde se lo mire.

1. Come lo que te gusta
La comida en sí es una experiencia placentera, entonces si seguimos al pie de la letra una dieta que esté llena de ingredientes que no nos gustan, lo más seguro es que nos saldremos a los pocos días o semanas. Lisa Sasson, profesora de nutrición de la Universidad de Nueva York dice que “si escoges una dieta con alimentos que no te gustan, estás condenado al fracaso”. Se recomienda entonces, escoger dentro de tus alimentos favoritos, aquellos más saludables y nunca agregar alimentos que detestes.

2. Las porciones son clave
Distintos estudios científicos han demostrado que una de las formas más saludables, rápidas y duraderas de perder peso, es concentrándose en las porciones. Se recomienda siempre optar por porciones pequeñas, aunque uno esté con mucha hambre, luego reposar unos minutos, beber agua y finalmente ver si es necesario servirse un poco más.

Esto porque uno muchas veces como por inercia, por acabarse el plato o come tan rápido que ni siquiera nota cuando se está satisfecho. También se aconseja que cada uno se arme su propio almuerzo y evite las comidas preparadas o los restoranes lo más posible, porque uno sabe medir las cantidades suficientes y generalmente las porciones de los locales de comida son mucho más grandes.

3. Bienvenida la fibra y las proteínas
Varios estudios de la Universidad de Sussex han identificado a la proteína y la fibra como los nutrientes que más deberíamos comer, porque son los que hacen sentir más satisfechos, y sentirse lleno evita comer en exceso.

Los alimentos procesados como las galletas, los caramelos o las papas fritas envasadas son bajos en ambos ingredientes y por esto se absorben muy fácil y dan la sensación de vacío en el estómago, en cambio una papa al horno llena de fibra o un pote con avena y leche te saciará de todas maneras.

4. Que las calorías estén en tu comida, no en tus líquidos

El jugo y las bebidas pueden saber mejor que el agua, y los cafés del Starbucks mejor que los de grano, pero las calorías que contienen son tantas que de verdad si lo que se quiere es saciar la sed o entibiar el cuerpo, es mucho mejor y saludable optar por lo natural (ni siquiera bebidas dietéticas). ¿Para qué tomárselas y aumentar más la cantidad de calorías consumidas en el día? Aprovecha tu “stock” para comer.

Un estudioque evaluó 173 mujeres obesas de 25 a 50 años de edad, concluyó que la pérdida de peso que lograron estuvo ligada en gran medida al cese de consumo de bebidas azucaradas o muy calóricas.

5. Toma agua antes de comer

Se recomienda también tomar dos vasos de agua antes de una comida, porque esto saciará un poco el hambre y ayudará a que el organismo quede con la señal de que no se está tan hambriento, además de ayudar a que se digiera mejor lo que se va a comer.

6. Que tu comida tenga variedad
Las dietas con más variedad de platos han probado ser más efectivas que las que uniforman sus opciones, y también aquellas que tienen mayor variedad de ingredientes en un mismo plato. Es más probable que sigas una dieta más estimulante que una repetitiva y monótona que te aburrirá más pronto.

Lisa Sasson, nutrióloga de NYU dice que tener un plan de alimentación con flexibilidad es clave. Tener opciones para variar la comida hace más fácil seguir una alimentación saludable o una dieta a largo plazo.

7. Que tu última comida sea mucho antes de acostarte

Un estudio del British Journal Nutrition que midió la alimentación de un grupo de adultos, demostró que las personas consumían en promedio 238 calorías menos cada día durante dos semanas cuando se les dijo que no comieran nada entre las 7 de la tarde y las 6 de la mañana.

Además de bajar mucho de peso, se descubrió que pasadas las 7 de la tarde las personas tienden a comer alimentos altos en grasos y en carbohidratos. El problema entonces es que al comer tarde y luego irse a la cama al poco rato, el metabolismo no alcanza a digerir bien la comida, transformando esa energía en grasa.

You may also like...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares